5 retos que podemos superar juntos para pasar a la residencia

Cada proyecto que enfrentamos en nuestra vida está lleno de retos o desafíos que tenemos que superar para conseguir aquello que nos proponemos y esa no es la excepción cuando decidimos especializarnos, pues sin duda si queremos pasar a la residencia tendremos que modificar algunos aspectos de nuestra vida con el fin de estar preparados verdaderamente para alcanzar nuestro sueño.

Por esta razón, lo mejor es conocer cuáles son los retos que pueden estar en nuestro camino hacia la residencia y de qué manera podemos sobrepasarlos. Por eso, hoy te traemos una lista con los 5 desafíos más comunes que muy probablemente tendremos que afrontar:

1. Elegir la especialidad correcta.

2. Definir nuestros objetivos.

3. Optimizar nuestro tiempo.

4. Administrar nuestras finanzas personales.

5. Enfocar nuestros pensamientos hacia la obtención del objetivo.

Elegir la especialidad correcta: Desde que comenzamos nuestro pregrado una de las preguntas que más nos hacen a los médicos es: “¿en qué te quieres especializar?” y aunque algunas personas ya encontraron la respuesta, otras aún no tienen claro  a qué especialidad se deberían presentar. Por eso, si tú eres parte de ese grupo, la elección de un posgrado será el primer reto al que te enfrentarás; sin embargo, con un análisis entre los tipos de especializaciones, el estilo de vida que te ofrecería cada una, el grupo poblacional con el que sientes mayor afinidad y, por supuesto, la vocación que tienes podrás descubrir la respuesta a esta pregunta.

Definir nuestros objetivos: Por otro lado, debemos aprender a establecer de manera concreta nuestros objetivos, pues es precisamente esto lo que facilitará la consecución de cada una de nuestras metas al darnos una mayor claridad sobre las acciones que debemos poner en marcha para convertirnos en el especialista que deseamos ser. Para esto debemos plantear un objetivo y la mejor manera de hacerlo es contestando 7 preguntas clave:

•         ¿Qué es lo que quieres lograr?

•         ¿Cómo lo quieres lograr?

•         ¿Cuándo lo quieres lograr?

•         ¿Dónde lo quieres lograr?

•         ¿Quién debes ser para lograr ese objetivo?

•         ¿Por qué lo quieres lograr?

•         ¿Para qué lo quieres lograr?

Optimizar nuestro tiempo: Otro de los grandes retos que muy probablemente tengamos que afrontar es el de aprender a gestionar bien nuestro tiempo para poder cumplir con nuestras responsabilidades laborales, nuestros objetivos académicos y nuestra vida personal. Esto nos permitirá una mayor eficiencia en cada actividad que tengamos que realizar y para lograrlo podemos planear con antelación nuestro día por medio de agendas físicas o virtuales teniendo en cuenta nuestros turnos, las horas que dedicaremos al estudio y la preparación de nuestro proceso de admisión además de las actividades personales que tengamos que realizar. De esta manera, podremos establecer el tiempo que utilizaremos en cada actividad y recuerda que la clave para que funcione esta planeación es intentar cumplirla al máximo procurando siempre nuestro rendimiento y eficacia.

Administrar nuestras finanzas personales: Realizar una especialidad médica en Colombia supone un gran reto para nuestra vida financiera, ya que debemos ajustar nuestro presupuesto a distintos gastos como la matrícula de nuestra especialización, la compra del material educativo necesario para realizar nuestro posgrado y los gastos básicos de nuestro día a día. Por eso, lo mejor es prepararnos con anticipación realizando un presupuesto, destinando una parte de nuestros ingresos para ahorrar e incluso utilizando métodos que nos permitirán generar rentabilidad con nuestros ahorros como, por ejemplo, los fondos de inversión o los CDTs, los cuales podremos personalizar dependiendo de la rentabilidad deseada, el tiempo de permanencia y el nivel de riesgo que estemos dispuestos a asumir.

Enfocar nuestros pensamientos hacia la obtención del objetivo: Finalmente, puede que tengamos todos los conocimientos y capacidades para ser el especialista que siempre hemos querido, pero si nuestra mente no está alineada con nuestro sueño será complicado confiar verdaderamente en nuestro potencial. Por esta razón, debemos aprender a direccionar nuestros pensamientos para que nuestra mente funcione como nuestra mejor aliada. Un ejercicio que puede ayudarnos para superar los pensamientos que pueden estar limitándonos es identificar 5 creencias que tengamos frente al proceso de admisión. Posteriormente, deberemos poner en duda esas premisas preguntándonos si es realmente cierto aquello que creemos. Por último, deberemos establecer qué es lo que nos gustaría creer y pensar en 4 razones que nos permitan convencernos de que es cierto.

Una de las mejores formas de afrontar estos retos es por medio de una preparación integral que responda a nuestras aspiraciones profesionales y a nuestras necesidades personales, es decir, un curso que nos permita actualizar nuestros conocimientos médicos, pero que también nos brinde un entrenamiento mental, psicológico y financiero que nos permita alcanzar nuestro sueño. De esta manera, juntos podremos superar cualquier desafío para convertirnos en el especialista que la sociedad necesita.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.