¿Cómo financiar tu residencia sin morir en el intento?

La pregunta que se hacen los médicos que quieren ingresar a la residencia, desde la perspectiva financiera, es: ¿cómo voy a sostenerme mientras estudio la especialización? 

Los admitidos a una especialidad tiene que pagar altos costos de matrícula; además, a esto se suma la incertidumbre de cómo van a cubrir sus gastos de manutención durante el periodo de residencia. Estas preguntas  son las que muchas veces detienen a cientos de médicos para poder realizar su posgrado.

Por tal motivo, resulta crucial estar preparados en finanzas personales para sobrellevar este periodo. A continuación, vamos a mostrarte las opciones que tú, futuro residente, tienes para poner en práctica:

  • Algunos contarán con la fortuna de disponer de la ayuda por parte de sus familias o seres cercanos. Si tú estás dentro de este pequeño grupo, aprende a utilizar eficientemente tu dinero, manejando un presupuesto mensual para controlar tus gastos.

La gran mayoría, por el contrario, necesitará otro tipo de ayudas. Si eres uno de ellos, te recomendamos emplear alguna de las siguientes opciones:

  • Solicita un crédito o cuota de sostenimiento. Ciertas instituciones financieras ofrecen este tipo de créditos que consisten en unos dineros que te giran mes a mes para que puedas pagar tus gastos. Los costos giran en torno al 15% EA (efectiva anual).

La idea es que una vez finalices tu residencia, comiences a pagar este crédito en cuotas mensuales. Los plazos de pago oscilan entre 60 y 84 meses. Aquí lo importante es que entiendas que incurres en esta obligación y que vas a tener que destinar una porción de tus ingresos futuros a pagar dicha deuda. Por lo que resulta indispensable que lo tengas dentro de tu presupuesto.

  • Dispón de los ahorros que alcanzaste a tener previos a empezar tu residencia. Esto es posible si tuviste la oportunidad de ir haciendo unas provisiones de capital, en caso de que hubieras tenido empleo e ingresos previamente.

Nuestra propuesta desde FR:

Para financiar tu residencia sin morir en el intento, debes contar con educación en finanzas personales para aprender a llevar un presupuesto mensual. Esto con el fin de tener en frente tuyo tus posibles ingresos mensuales (créditos, ayudas, inversiones que tengas, salarios que se esperan empiecen a regir a partir del segundo semestre de 2020 con la ley de residentes en Colombia) y todos tus gastos. 

Así podrás tener total claridad de qué obligaciones debes cubrir (alimentación, seguridad social, transporte, entre otros). Una vez proyectes tus gastos durante tu periodo de residencia, vas a poder saber si debes usar tus ahorros (si los tienes), la ayuda de tus seres queridos, o si definitivamente vas a necesitar de los créditos de sostenimiento que ofrecen varias entidades.

También resulta importante saber que, al llevar un presupuesto, estarás en capacidad de aprender a controlar tus gastos y a pensar en posibles inversiones que te generen ingresos para sobrellevar dicho periodo de tiempo, sin tener que estar presente para que estos se produzcan.

FR está comprometido con los médicos. Junto con nuestro aliado SBC INVESTMENTS, contamos con asesorías financieras y un curso de finanzas personales, para ayudarte en todo este proceso y que, de este modo, puedas cumplir tu sueño de ser especialista sin que el tema financiero sea un impedimento.

¿Te resultó útil esta información? Compártela con tus amigos residentes y escríbenos en los comentarios todas las inquietudes que tengas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.