¡Incrementa tus posibilidades de pasar a la UdeA realizando simulacros!

Imagina que estás en tu examen de admisión a esa especialización que tanto has deseado y dentro de las preguntas que te hacen, hay una en la que estás seguro de la respuesta y marcas la opción que consideras acertada. Sin embargo, al momento de releer el enunciado observas un “no” o un “excepto”, lo que te hace dudar de lo que contestaste. Al final terminas cambiando la respuesta, pero cuando entregas tu examen y comienzas a discutir las respuestas con tus compañeros, te das cuenta de que la primera opción que marcaste si era la correcta. 

¿Te suena familiar esta situación? A casi todos nos ha sucedido en más de una ocasión y sabemos lo frustrante que puede llegar a ser. 

Pero… ¿por qué sucede esto?

En realidad la respuesta es sencilla, ya que muchos de nosotros creemos que si tenemos los suficientes conocimientos médicos seremos imparables en nuestro examen de admisión para la Universidad de Antioquia. No obstante, se nos olvida una aspecto clave y es que muy poco podremos hacer con lo que sabemos sobre áreas clínicas si desconocemos cómo interpretar correctamente lo que nos están preguntando. 

¿Cómo aprender a interpretar lo que nos preguntan?

Si quieres evitar que la anécdota del principio se convierta en tu historia al momento de presentarte a la UdeA, lo mejor que puedes hacer es volverte un teso para analizar y contestar preguntas y la manera ideal para hacerlo es por medio de los simulacros. 

Por eso, hoy queremos compartir contigo las 4 razones por las cuales deberías comenzar a realizar simulacros como parte de tu preparación a la residencia si aún no lo estás haciendo: 

  1. Aprenderás a manejar el tiempo que tienes disponible para contestar cada pregunta. 
  2. Descubrirás si necesitas reforzar más ciertas áreas antes de tu examen. 
  3. ¡Despídete de la ansiedad y de los nervios! Te prepararás emocional y psicológicamente para afrontar una prueba. 
  4. Harás que cada elemento de la pregunta, sea una pista a tu favor. 

Aprenderás a manejar el tiempo que tienes disponible para contestar cada pregunta: ¿alguna vez te ha sucedido que te enfocas en darle respuesta a unas cuantas preguntas y cuando menos te das cuenta solo te queda media hora para contestar el resto del examen? Esto se debe a que en ocasiones nos concentramos tanto que perdemos la noción del tiempo. Sin embargo, si queremos pasar el examen de admisión debemos de aprender a gestionar el tiempo que tenemos disponible. 

Por eso, al realizar simulacros podremos identificar cuánto tiempo nos demoramos con cada pregunta y eso a su vez nos permitirá desarrollar estrategias para responder de manera rápida y precisa. Así cuando presentemos el examen real, podremos responder toda la prueba en el tiempo que nos asignen. 

Descubrirás si necesitas reforzar más ciertas áreas antes de tu examen: ¿de 1 a 10 qué tan seguro estás de tus conocimientos médicos? Realizar simulacros es una excelente forma de conocer objetivamente qué tan bien estamos en algunos temas y es que las preguntas que nos hagan nos permitirán identificar cuáles áreas dominamos a la perfección y en cuáles estaría bien uno que otro repaso. 

¡Despídete de la ansiedad y de los nervios! Te prepararás emocional y psicológicamente para afrontar una prueba: cuando no estamos acostumbrados a realizar algo, es normal sentir un poco de nervios o ansiedad. Sin embargo, este tipo de sentimientos pueden jugarnos una mala pasada durante nuestro examen de admisión. Por esta razón, uno de los grandes beneficios de realizar simulacros es que nos podremos acercar a lo que realmente significa presentar una prueba y, por lo tanto, el día de nuestro examen de admisión contaremos con toda la seguridad del mundo para responder acertadamente y ser admitidos a la especialización de nuestros sueños. 

Harás que cada elemento de la pregunta, sea una pista a tu favor: ¿alguna vez te ha sucedido que sabes la respuesta a una pregunta, pero te dejas confundir por un “no” o un “excepto”? Aunque muchas personas pueden ver esto como cáscaras en las preguntas, en realidad cada elemento que nos dan en el enunciado es una pista que nos servirá para contestar correctamente y, por eso, los simulacros nos permitirán familiarizarnos con estos elementos y utilizarlos a nuestro favor al momento de presentar la prueba. 

Ahora que conoces los grandes beneficios que puedes obtener al realizar simulacros, te invitamos a que continúes con tu preparación a la especialidad que tanto has deseado realizando las simulaciones que desde FR hemos diseñado haciendo clic aquí.

Comparte este artículo con tus amigos si te gustó y recuerda que los simulacros serán siempre tu mejor aliado para superar con éxito cualquier proceso de admisión al que te enfrentes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.