Síndrome de colon irritable: recuerda su diagnóstico, síntomas y tratamiento inicial.

Paciente quien llega a nuestro consultorio manifestando dolor y distensión abdominal rutinaria, alteración del ritmo intestinal, meteorismo y cambios en los hábitos defecatorios puede tratarse de un paciente que cursa con síndrome de colon irritable.

Estamos en época decembrina y, como es costumbre en nuestro país por estos días, las comidas copiosas, recalentadas y altas en grasa, suelen ser los platos más comunes dentro de nuestra dieta. Por esta razón, es posible que nos encontremos de manera más frecuente con pacientes manifestando la patología de colón irritable.

El colon irritable, cuya denominación más exacta es síndrome del intestino irritable (SII), es un cuadro crónico y recidivante, caracterizado por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en el ritmo intestinal con sintomatología de diarrea o estreñimiento, limitando la calidad de vida de nuestros pacientes.

Sus síntomas más comunes son:

Dolor abdominal difuso de predominio en marco colónico.
Distensión abdominal frecuente.
Alteración del ritmo intestinal. (Episodios alternos de diarrea y estreñimiento).
Meteorismo.

El inicio o la presencia del dolor abdominal se asocia habitualmente con deseos de defecar o con cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones y, frecuentemente, el paciente relaciona su comienzo con la ingesta de algún alimento.

Esta patología suele ser más común en las mujeres con una incidencia del 14-24% frente al 5-19% en los hombres y suele aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su manifestación a partir de los 60 años.
¿Cómo podemos diagnosticarla y darle un tratamiento inicial adecuado?
El diagnóstico del colon irritable se basa en un minucioso análisis de la historia clínica junto a una detallada exploración física, completando el diagnóstico con la realización de pruebas tales como:

Hemograma y toma de muestra coproscópica.
Estudios radiológicos de abdomen con y sin contraste. (no se utilizan con mucha frecuencia).
Ecografía abdominal, nos ayudará a buscar diagnósticos diferenciales.
Sigmoidoscopia/colonoscopia por indicación de especialista en gastroenterología.

Dentro del tratamiento inicial que le podemos brindar a nuestros pacientes está el de explicarles la importancia de llevar estilos de vida saludables, correcciones en las dietas familiares, generando así conciencia en ellos para que implementen una mejor alimentación y cuiden de su sistema digestivo; sin embargo, si nuestro paciente presenta síntomas fuertes podemos proceder a diversos tratamientos farmacológicos.
Ahora ya estamos más preparados para brindar una mejor atención a nuestros pacientes con colón irritable y así convertirnos en los médicos que necesita el mundo. Comparte este articulo con tus compañeros y brindarles una ayuda extra a la hora de diagnosticar y tratar esta patología

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.