Síndrome de ovario poliquístico: recuerda sus causas y signos

¿Cuántas veces te has encontrado con pacientes que cursan con esta patología en consulta? Lo más probable es que te hayas topado con esta condición médica unas cuantas veces a lo largo de tu carrera y es que esta es una de las consultas más frecuentes en los servicios de consulta externa y ginecología. 

Aunque sabemos que este síndrome se trata de un trastorno hormonal e implica una combinación de factores genéticos y ambientales que se da comúnmente en mujeres que se encuentran atravesando su edad reproductiva, es importante que tengamos siempre presente sus causas y síntomas para así brindar una atención inicial adecuada y poder prevenir a tiempo desenlaces que afectarían la calidad de vida de nuestra paciente.

Identificar los síntomas va de la mano con conocer de manera detallada la historia clínica de nuestra paciente, al igual que sus antecedentes. Algo importante que debemos tener en cuenta es que aunque normalmente los síntomas suelen desarrollarse en el periodo de la primera menstruación, también pueden manifestarse más adelante como, por ejemplo, en respuesta a un aumento de peso importante.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del síndrome de ovario poliquístico?

  • Períodos menstruales irregulares: los períodos menstruales infrecuentes, irregulares o prolongados son el signo más común del síndrome de ovario poliquístico. 
  • Exceso de andrógeno: tener niveles elevados de hormonas masculinas puede causar signos físicos, tales como exceso de vello facial y corporal (hirsutismo) y, en ocasiones, acné grave y calvicie de patrón masculino.
  • Ovarios poliquísticos: los ovarios podrían agrandarse y contener varias lesiones quísticas alrededor de los ovarios. Como resultado, los ovarios pueden dejar de funcionar normalmente.
  • Pero… ¿Cuáles son sus causas?
  • Aunque se desconoce la causa exacta del síndrome de ovario poliquístico, dentro de los factores que pueden influir podemos destacar los siguientes:
  • Exceso de insulina.
  • Poca producción de glóbulos blancos para combatir infecciones
  • Herencia.
  • Exceso de andrógeno. 

Realizar una identificación rápida de esta patología nos ayudará a brindarle a nuestra paciente una mejor calidad de vida, evitando riesgos mayores y consecuencias negativas en su salud reproductiva y a su vez, debemos  aumentar la importancia del uso laboratorios y la ecografía pélvica para confirmar el diagnóstico.  

Ahora que conoces un poco más de este síndrome, te invitamos a que compartas este artículo con tus compañeros para que juntos estén actualizados y repasen temas importantes que los ayudará a estar siempre un paso más adelante de cumplir su sueño de ser especialistas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.