Supera cualquier bloqueo mental y pasa a la especialización de tus sueños

¿Alguna vez te has preguntado por qué si alguien tiene todas las capacidades y los conocimientos para pasar a su residencia soñada siempre se queda por fuera de la lista de admitidos? Muy probablemente, la razón por la cual esto sucede son los bloqueos mentales que están impidiendo que esa persona alcance sus metas e inconscientemente están afectando su desempeño al momento de realizar el examen de admisión. 

Tal y como lo mencionamos en nuestro artículo: ¿Por qué si me sé todos los temas no he logrado pasar el examen?, la mayoría de los bloqueos mentales se generan por creencias o pensamientos limitantes que se arraigan en nuestra mente y nos impiden creer en nuestro verdadero potencial. Un ejemplo de esto, en el caso de los médicos, es pensar que ser admitido a una residencia es algo imposible, que las personas que pasan es porque hicieron trampa o que es mucho más fácil acceder a una especialidad en el extranjero que en Colombia. 

¿Te identificaste con alguna de estas premisas? Si es así, te invitamos a conocer 6 pasos que nos permitirán sacar el máximo potencial de nuestros recursos mentales y superar cualquier bloqueo que pueda estar dificultando nuestro camino hacia esa residencia que tanto hemos deseado. 

  1. Reconoce tus creencias limitantes.
  2. Cuestiona tus pensamientos por medio de la lógica.
  3. Sé consciente de los retos que has superado.
  4. Recuerda lo que sentiste cuando lograste algo difícil.
  5. Reemplaza las ideas que pueden estar limitándote.
  6. Enumera las razones que te permiten confiar en tus nuevas creencias.

Reconoce tus creencias limitantes: El primer paso es identificar mínimo 3 pensamientos que tengamos con respecto a un examen de conocimientos. En este punto, algunas personas pensarán que la prueba es muy difícil y, por eso, es complicado pasar, otros podrían creer que para ser admitido solo se requiere suerte e incluso algunos podrían pensar que los cupos de las residencias son comprados. Lo importante es que tengamos claro cuáles son esas asociaciones mentales que realizamos al pensar en un proceso de admisión.

Cuestiona tus pensamientos por medio de la lógica: Una vez que hayamos identificado las creencias que nos pueden estar limitando en una prueba de admisión, deberemos ponerlas en duda realizando preguntas y cuestionando si realmente se cumplen. Para lograr esto podemos hacer preguntas como: ¿Cada una de las personas que ha pasado a la residencia ha comprado el cupo? ¿Todos han sido admitidos únicamente porque han tenido suerte? ¿Es realmente complicado el examen y todas las preguntas que salen son de temas que desconozco?. Esto nos permitirá analizar desde la lógica cada una de las asociaciones mentales que tenemos. 

Sé consciente de los retos que has superado: El tercer paso es recordar algún momento en el cual hayamos logrado algo que, de acuerdo a las personas, era muy complicado o difícil. Por ejemplo, pasar al pregrado de medicina significa un gran reto para muchas personas y, más aún, graduarse como médico. Esto es algo que nosotros logramos superar y demuestra que tenemos todas las capacidades y el potencial para alcanzar cualquier meta que nos propongamos. 

Recuerda lo que sentiste cuando lograste algo difícil: Ahora deberemos de reconstruir las sensaciones que tuvimos al momento de lograr ese objetivo. Posiblemente nos sentimos capaces, fuertes, inteligentes, que podíamos con el mundo, etc. Podemos describir cómo nos sentimos cuando nos informaron que habíamos sido admitidos a medicina, cuando recibimos nuestro título profesional e incluso cuando pasamos esa materia o ese parcial que todos pensaban que era imposible. 

Reemplaza las ideas que pueden estar limitándote: Es el momento de regresar a la lista inicial de asociaciones mentales que tenemos sobre el proceso de admisión y cambiar estas opiniones por nuevas ideas que nos permitan sacar nuestro máximo potencial para pasar a la especialización. Por ejemplo, podemos cambiar el pensamiento de que la prueba es muy complicada por la convicción de que pasar el examen es posible. Para lograr esto, lo mejor es recordar esos momentos en los que hayamos logrado algo difícil. 

Enumera las razones que te permiten confiar en tus nuevas creencias: Finalmente, por cada nuevo pensamiento que tengamos deberemos de brindar 3 argumentos que nos permitan convencernos de que es cierto. Es decir, si la nueva asociación mental que queremos tener es que pasar a la residencia es posible, podemos enumerar razones como que nos estamos preparando para sacar el mejor resultado, que ya hemos pasado otras pruebas o que conocemos a otras personas que lo han logrado. Esto ayudará a afianzar la nueva idea que queramos en nuestra mente. 

Por medio de estos pasos podremos superar cualquier bloqueo mental que pueda estar acechando nuestra mente. Ponlos en práctica y recuerda que en tu mente reside el poder para hacer realidad tu sueño de ser especialista.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.